Hay una cosa que Jesús odia profundamente

Si, hay algo que Jesús posiblemente no tolera tan fácil. Sé que pensaras que es algún pecado, que está relacionado con algo de sexo, pero no, Jesús odia la hipocresía, Jesús no puede tolerar alguien que finge sentir y ser lo que no es, alguien que se disfraza detrás de su sotana, corbata, saco y vestido de «bueno y santo».

Jesús pierde la paciencia con personas que intentan ser la estampa de la espiritualidad, que se colocan a sí mismos como ejemplos de «amor» y «santidad» pero que muy en el fondo no son capaces de aceptar sus vulnerabilidades, sus debilidades, sus errores y sus complejas personalidades.

Por eso nos envía al cuarto a orar, prefiere que optemos por una vida privada que por la ostentación de ser muy oradores, nos manda a lavarnos la cara y a mantener nuestra vida espiritual en secreto, porque prefiere el corazón sincero que la aparente abstinencia de alimento sin obras sinceras. La iglesia es buena señalando los errores externos de los otros/as, pero no ha trabajado en los que no se ven porque se esconden detrás de una vida espiritual sana.

Mentirnos y mentir a otros/as es muy fácil, muchos lo hemos hecho, decimos que todo está bien para no mostrarnos vulnerables, pero ha sido llana hipocresía, no queremos que los demás nos vean como realmente somos, porque no, qué pensará el otro que el pastor, el líder, el que tiene años en esto, eso ha llevado a tantos poco a poco a su propio precipicio, y si, Jesús odia eso.

Adolfo Cespedes Maestre

Deja un comentario