LA LIBERTAD RELIGIOSA EN COLOMBIA, HACIA EL PLURALISMO ¿REALIDAD O ILUSIÓN?

Adolfo Cespedes M.
 Universidad Reformada
Es posible que en una discusión a nivel teológico o ético en algún canal televisivo o radiofónico, a quienes llamen para dar explicaciones de alguna situación o fenómeno, sea a aquella iglesia en la que antes se mencionó como iglesia nacional, es decir, excluyendo o discriminando la opinión publica de aquellas instituciones religiosas no tan mencionadas, en las que deberían al igual tener su participación. Debemos partir de que este tipo de situación se ha dado más que todo por un asunto de desinformación y por ende nos ha arrastrado a la discriminación y exclusión religiosa de entes religiosos no conocidos o hasta conocidos pero no tenidos en cuenta.

Es así que debido a estas situaciones de injusticia religiosa deba cuestionarse el hecho de si se está llevando a cabo en realidad la libertad religiosa o sea otra falacia publicista de nuestro gobierno con el fin de querer mostrar que son seres con apertura, pero que no son más que meros hipócritas, dueños de sus mentiras y abusadores del pueblo. Creo firmemente que el hecho de la discriminación religiosa y la no apertura a la discusión o dialogo con las otras formas de creer ya significan un tipo de violencia.

A continuación mencionare algunas de las comunidades religiosas que hacen parte de nuestro entorno, pero que no son tenidas en cuenta y que por lo tanto atrasa el desarrollo hacia el pluralismo. La iglesia metodista en la ciudad de barranquilla es una iglesia con un impacto no muy sostenido pero que aun así hace eco en medio de otras instituciones religiosas, mientras que las menonitas, las comunidades judías y musulmanes aunque existen no son fuertemente visitadas ni mencionadas en sus aportes dentro de los problemas varios dentro de la sociedad barranquillera; por ejemplo vemos que en algunos casos cuando surge algún descontrol actitudinal quienes vemos en prensa es al representante de la arquidiocisis de la iglesia catolica, y aunque la opinión es cristiana, al igual no se mira del todo las otras manifestaciones del cristianismo –quienes piensan diferente, por cierto- ni las otras manifestaciones religiosas. Esta las comunidades de testigos de Jehová, adventistas, mormones, pentecostales unitarios, presbiterianos, evangélicos pentecostales o neo-pentecostales, cada uno de ellos hacen parte del grupo cristiano que tenemos en nuestra ciudad, pero así mismo tenemos comunidades que no son cristianas  y que hemos de analizar porque también hacen parte de nuestra ciudad.

Estuvimos hablando con una comunidad pentecostal ubicada en el barrio la Nieves en la ciudad de Barranquilla, Colombia; en esta encontramos algunas ambivalencias doctrinales, es decir,  algunas tradiciones pentecostales eran distorsionadas o tomadas exageradamente, que pensamos que hacen parte de los nuevos conceptos tomados de lo que llamamos neo-pentecostales. Por otra parte tuvimos una conversación o entrevista con el pastor Alfredo Díaz con el tema de la libertad religiosa, la verdad es que sus definiciones fueron escasas al tema y estas fueron las siguientes:
¿Qué piensa usted de la libertad religiosa a la que la constitución política de Colombia de 1991 se refiere? ¿De qué forma se ha colocado en práctica esta acción política y religiosa hoy día en nuestra nación?

Pastor: “En algún momento pensé que nunca podría darse esta situación, ya que mis padres también fueron pastores y también sufrieron enormemente por esta reacción política. Recuerdo algunos pastores que hasta fueron lastimados y violentados físicamente por que las reacciones de católicos fieles se les oponían a la predicación y a libre presentación del evangelio. Gracias al señor Dios nos ha llevado a un avance en el evangelio, hoy no solo se predica, sino que muchas de las personas de estas creencias erróneas han dejado está y se han venido a la verdad. Muchas iglesias en los años 60 y 70 eran apedreadas y arrancadas sus puertas, me acuerdo que los cristianos era perseguidos y golpeados, hoy día ser cristiano es un privilegio, ya que la mayoría de ellos son los encargados de asuntos importantes en nuestra ciudad.
Así que tanta es la influencia que estoy seguro que si la iglesia se va ahora mismo en el rapto de la iglesia, todo el mundo se vuelve un caos, porque el dinero y la influencia política, social y económica reside entre los cristianos evangélicos, porque Dios nos llamó a las riquezas y es eso lo que ha cumplido entre nosotros. Por lo tanto no tenemos que envidiarle nada al mundo, somos lo que Jesús con su muerte nos dio y nos seguirá dando.”

¿Qué piensa usted del dialogo entre diferentes creencias? ¿De eso se trata la libertad religiosa, cree usted?
Pastor: “Creo que estamos hablando de un imposible, de una situación difícil de alcanzar, de qué forma podría yo como evangélico colocarme de acuerdo con un católico, o con un musulmán, cada quien vive su fe y sus principios religiosos a su forma y en su manera. Así que el único dialogo que pueda aceptar es la social, la que si él vive al lado de mi casa, es posible que dirijamos palabras sobre asuntos de su familia o de la mía, pero nunca de aspectos doctrinales, ya que nunca nos colocaremos de acuerdo.
Personalmente pienso que la libertad religiosa como dice la misma expresión, es la posibilidad que se tiene de que cada quien tenga de practicar y elegir en que creer, pero sin represalias a lo que pienso o creo yo. Aunque sé que la biblia me dice que aquellos que no creen en Jesucristo de la forma correcta y no viven en completa santidad se irán para el infierno; cada persona es responsable de elegir si la vida eterna o la condenación eterna”

Esta entrevista habla por sí misma y nos da la conclusión, que falta todavía mucho para que exista una autentica convivencia plural entre algunas iglesias en Colombia, es posible que se reconozca los argumentos de libertad religiosa, pero se ha tenido muy en poco el hecho de igualdad religiosa, porque cada una de estas iglesias conservadoras y de poco apertura a dialogo disputan por quien tiene y quien no tiene la verdad y el ejercicio de la igualdad se pierde ante la discriminación jurídica, social y religiosa, la practica se agota en esto que llamamos “libertad religiosa”. No hay participación activa del pluralismo religioso y por esto el tema se vuelve un desafío para algunas iglesias que se cierran ante el paso ecuménico de esta. Juzguen ustedes.

Deja un comentario