Las Tinajas de la Discordia

Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaros.
Juan 2:6
En las bodas de Caná, conforme a las costumbres, los judíos debían limpiarse, lavarse antes de comer y sentirse puros ante la celebración, la obsesión por hacerse puros era parte del fundamento de su religiosidad, la sociedad estaba dividida entre puros e impuros, así que las tinajas eran la representación sagrada de la limpieza judía. Habían seis tinajas que tendrían un espacio aproximado de 100 litros cada uno, Jesús, obligado por mamá, les indica que las llenen hasta el tope de agua, las tinajas que eran rituales, Jesús las profanaria llenandolas de vino; imagínese por un momento 600 litros de vino para una fiesta que estaba a punto de terminar. La cantidad de vino no es lo más escandaloso, sino que las tinajas que eran para hacerse más santos y puros los judíos fueron utilizados para depositar el vino que extasiaria a los invitados de la boda. 
Las acciones de Jesús son un escándalo para los fanáticos y religiosos, las tinajas de la purificación llenas de vino para beber, debió causar rivalidad y más de una molestia, porque Jesús les estaba diciendo que los tiempos habían cambiado y algunas prácticas dejaron de tener el valor que siempre creían debía tener, Jesús rompe con las divisiones que nos distancian a unos de los puros y nos mantiene impuros, lejos de su gracia, y lo hace de la mejor manera, bebiendo un buen vino. 
Salud! 
Adolfo Cespedes.

Deja un comentario