Pensando en la Esencia humana: desde una re-visión a la didáctica magna de Comenio.

Adolfo Céspedes
Universidad Reformada
Este gran titulo nos hace pensar muchas cosas, entre ellas el asunto de que es lo que somos y que nos compone en realidad. Pensando en Comenio citamos lo que dice en cuanto a que somos como seres humanos desde nuestra naturaleza, afirma constantemente que nuestra naturaleza antes de ser instrumento o manchado con el asunto del pecado,  éramos bienhechores o instrumentos del bien. Es decir, más bien nos enseña que nuestra naturaleza primera o aquella en la que estaba constituida antes del pecado eran en realidad buena, pues nos llevaba a practicar el bien, su propósito principal al crear Dios al ser humano era para que este pudiera hacer el bien.
Esto de bienhechor proviene de la idea de la imagen que posee el ser humano de Dios, de su apariencia igualitaria a Dios en asuntos de moral, así que el ser humano fue creado para ser bueno.  Cuando algo no toma su fin original tiende a ir en contra de la naturaleza primera o constitutiva, esta contiene a la vez un llamado a la inteligencia, al buen uso de las costumbres y al amor de Dios, esa es la constitución de nuestra naturaleza antes de que el pecado arremetiera sobre el ser humano.
            También es sumamente importante aclarar que esto hace al humano un ser lleno de sabiduría y con esto puede adquirir el conocimiento de las cosas. El ser humano es entendido como un ser de mucho entendimiento, es decir, que puede hacérsele fácil entender o conocer ciertas cosas por el mismo hecho de la imagen que posee de Dios, ya que Dios es omnisciente, el hombre contiene en su misma esencia parte de esto, o sea que es un ser que puede comprender cosas aún más allá de lo que cree poder entender, y que si tuviera muchos años para vivir, pudiera llegar a los misterios más oscuros de la existencia humana. Porque honestamente cualquier ser humano contiene dentro de sí parte de lo que es Dios, y puede llegar esforzadamente al conocimiento de algo a través de la indagación. Esto es que, el sabio es aquel que retiene más que palabras o frases en su cabeza, situaciones en dónde encontrar lo necesario en el momento indicado.
El ser humano tiene tal capacidad de conocer y esto es a través de sus sentidos –entendido así por Comenio- ya que el ser humano utiliza estas impresiones para generar a partir de las experiencias su propio conocimiento de la vida, ¿Cómo lo hace? a través del entendimiento o los sentidos. El hombre encierra todos los conocimientos, fue lo que refirió juan amos Comenio al hacernos comprender que el ser humano como integralidad contiene múltiples cosas por conocer y en conocimiento. Existe en nosotros todos los conocimientos encerrados y por descubrir. Como les dice Comenio acerca de las impresiones que quedan en el cerebro de los seres humanos a partir de que captamos o percibimos por medio de nuestros sentidos y aquí queda clara una explicación explicita de una parte de nuestra naturaleza que es el entendimiento. Comenio parte de decir que el ser humano es una fuente o pozo de virtudes que debe aprender a desarrollar o que desarrolla una más que otras.
            Otra parte que debemos ahondar es la del conocimiento de virtudes, que también está en nuestra naturaleza innata, pero que al ser expuestos ante las maldades humanas  se infunde en la humanidad el pecado. El ser humano es armonía, que no solo se agrada en sí mismo sino que también trata de alcanzarla. Cuando hablamos de armonía, nos referimos a una combinación de cosas o sustancias, en este caso el ser humano es una gran armonía porque está compuesto de cosas que forman una gran melodía o articulación, que es el mismo ser humano. El ser humano posee muchas virtudes y cada quien desarrolla diferentes virtudes a mayor nivel o menor nivel, pero no tenemos por qué desear tener o poseer una virtud de otro, sino que la tenemos en nuestro germen innato y que también tenemos la posibilidad de desarrollar.
            Pero una de las cosas más interesantes que el autor expresa, es que esas virtudes son movidas a partir de la voluntad, los deseos y lo afectos son los que nos mueven a ser un ser humano lleno de virtudes. El hombre también posee una gran intuición religiosa o podríamos mencionarla como un llamado interior por la noción de un ser superior. Para Comenio todos tenemos dentro de nosotros un instinto natural por conocer y adorar alguien superior al que llamamos divinidad, sino que algunos lo han hecho equivocándose en los motivos de culto y también en cuanto al número de divinidades. Pues también tendríamos que saber que para este autor Dios es la sustancia de todo y es mas cree firmemente que todo proviene de este, es por esto que el ser humano debe consultarle o esta siempre en busca de este mismo Dios, pero que es el mismo pecado que lo aleja de la divinidad, por eso vivimos en una corrupción constante y solo nuestro señor  a través del espíritu puede darnos la adecuación para acercarnos a esta divinidad. Acción poco abierta y pluralista de Comenio, que podemos justificar a partir de su contexto medievalista.
            Pero así como se le mostró su propio pecado, también la esperanza de poder salir de esta corrupción constante y adquirir de nuevo la naturaleza constitutiva, es decir que cristo a partir de sus obra redentora nos permite tener o devolver aquella imagen que genera en nosotros el germen de nuestra verdadera naturaleza envuelta en ser inteligentes y sabios, en ser virtuosos o tratar de hacer el bien cuanto cueste hacerlo y en ese instinto por buscar la divinidad y ser parte de ella con su imagen.
           
           
           
           
           
           

1 comentario en «Pensando en la Esencia humana: desde una re-visión a la didáctica magna de Comenio.»

Deja un comentario